Sobre la antigua sabiduría y espiritualidad de los Andes: los rituales del despacho y la lectura de

Es casi fines de Setiembre y estoy escribiendo sentada en mi cama, desde un pequeño pueblo remoto en el corazón de las montañas de los Andes; Pisac. Mientras me cubro con la frazada, las teclas congeladas de mi laptop me recuerdan lo frío que es el aire cuando cae la noche en estas partes del mundo. No hay sistemas de calefacción central o aire acondicionado, es una vida simple, donde lo que motiva a la gente a salir adelante, no es dinero o éxito, sino algo más profundo, mucho más profundo. Un deseo ardiente de escribir sobre los eventos de los últimos días, me despertó muy temprano. He aprendido mucho sobre mí y sobre las costumbres Andinas, tengo que compartirlo con alguien. Me he preparado para este viaje desde hace más de un año. Sabía que iba a ser un viaje espiritual porque nuestra líder lo había planeado de esa manera. Han pasado varios años desde que regresé a esta parte de mi país natal, pero lo estoy experimentando de una manera muy diferente. Tal vez porque la última vez que estuve aquí mis habilidades psíquicas se enfocaban más en la supervivencia, ahora están enfocadas en apreciar los eventos tal como son. Mientras conducíamos hacia la ciudad, las calles estrechas, los techos de tejas rojas y los edificios de adobe me recuerdan una belleza simple que he visto en otros lugares del mundo, como Bután o incluso el Tíbet. Esta parte del mundo tiene algo en común con esos lugares remotos en los Himalayas. Incluso en la forma en que están construidas las casas, es obvio que existe una profunda conexión con el medio ambiente, con la madre Tierra, con el suelo y con la misericordia del padre Tiempo. Es extraño que este lugar me hace percibir el clima como un padre, a veces irracional, pero te da exactamente lo que necesitas en el momento adecuado. Nos lleva por la ciudad un chofer de muy bien humor llamado Juan Carlos. Me han dicho que nunca se enoja. Ni bien se termina de decir esto, el azar pone a prueba esa afirmación. Las calles son tan estrechas que un gran autobús de pasajeros golpea el espejo lateral de nuestra camioneta. Juan Carlos está visiblemente sorprendido por lo que acaba de suceder, pero se dirige al culpable de una manera que me recuerda que las cosas se hacen de manera diferente en esta parte del mundo. ¿Cuál es el asunto, compañero? Y eso es lo que hace a los quechuas diferentes de nosotros. Incluso cuando se dirigen entre sí en circunstancias indeseables, saben que estamos todos juntos en este viaje llamado vida, que bien podemos cooperar el uno con el otro. El "asunto" se resuelve rápidamente mientras navegamos a través del tráfico. Un intercambio de diez soles, menos de tres dólares, un gracias, y luego, un poco de pegamento, resuelve la situación. Nunca podría haber resuelto un problema como este en casa por menos de $ 400 y una reclamación de seguro. Incluso entonces, Juan Carlos no se enojó, su reputación como un hombre de buen carácter es innegable.


Al día siguiente nos reunimos con una mujer chamán, Vilma. Ella pertenece a una familia que ha practicado la curación espiritual a la manera andina durante varias generaciones. Mientras su esposo observa a su niña juguetona, en un hermoso patio frente a las imponentes montañas de Pisac, ella nos guía en una ceremonia de Despacho. Despacho es básicamente un ofertorio para la madre Tierra para poder pedirle que nos ayude a cumplir nuestros deseos. Esta es la costumbre andina, se llama "Ayni", una forma de reciprocidad en las comunidades andinas. No podemos pedir si no estamos dispuestos a dar. Un concepto extraño en esta época en que el mundo está dividido entre gente que da y gente que quita. Esa es una lección en sí misma, una lección de equilibrio. Mientras nos preparamos para darle un regalo a la madre Tierra, Vilma nos hace recoger doce hojas de coca y pensar en los verdaderos deseos de nuestros corazones. Al principio, mi verdadero deseo era borroso en mi mente, pero a medida que miro más profundamente, se revela mi verdadera intención. No fue lo que pensé. Mi creencia era que escribir era mi siguiente y único paso. Últimamente, he estado reorganizando mi vida en torno a ese deseo. Mi corazón mostró algo mucho más grande, algo que no había encarado conscientemente, algo que va a requerir mucho crecimiento personal, pero sobre todo permitir que mi camino me guíe, sin resistencia.


Vilma nos hace masticar las hojas, lo que hago a regañadientes, porque me saben amargas. A otros en mi grupo les saben dulces. Vilma me explica más tarde que las hojas de coca tienen el mismo sabor de cómo te sientes en tu interior. Ella me explica en una conversación privada, que tal vez todavía me aferro a algunos viejos resentimientos que necesito dejar de lado, ella tiene razón. Poco a poco, todos pensamos en nuestros deseos y creamos “quintus”, grupos de cuatro hojas de coca, algunos de grasa de llama y pétalos de claveles, que forman parte de nuestro ofertorio a la madre Tierra. Las emociones surgen, de alguna manera, esta pequeña ceremonia llega a lo más profundo de mi alma y me da conciencia de lo que siento. Siento que la amargura de mi corazón se libera mientras las lágrimas ruedan por mis mejillas. Para aquellos familiarizados con el trabajo psíquico, entenderán que en realidad no estoy llorando, simplemente liberando una energía profunda dentro de mí que ya no era válida en el presente. Lagrimear es una forma muy efectiva de liberar energía estancada. Es una liberación profunda de energía dentro del cuerpo, no se adjunta la tristeza. Vilma agrega todo tipo de golosinas y cositas a la ofrenda: sal, azúcar, flores, comida, etc. y lo envuelve en un paquete que luego se quemará.


Después del almuerzo, algunos de nosotros decidimos tener una lectura de hojas de coca con Vilma. Ella extiende las hojas de coca en una mesa pequeña y de inmediato comienza a describirme como una persona, lo bueno y lo malo, no hay forma de ocultarlo. Todo lo que dice es increíblemente preciso y claro como si lo estuviera leyendo en un libro. Como psíquica, he aprendido de mis clientes que, si no haces suficientes preguntas, no recibirás suficiente información. Por lo tanto, sigo haciéndole preguntas, esta vez, yo soy la cliente, buscando las respuestas que no puedo alcanzar por mi cuenta. Ella describe a las personas en mi vida con una precisión increíble. Lo que les motiva, cuáles son sus deseos de corazón, sus discapacidades, sus traumas; incluso las experiencias de su vida pasada, y ella obtiene toda esta información de montoncito de hojas de coca.

¡Continuará!